Ciclo Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear

“Resonancia magnética: detección precoz y diagnóstico de autismo”, María Sierra, CESUR.

Resonancia magnética: detección precoz y diagnóstico de autismo.

María, alumnas de 1º curso del CFGS Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear de Cesur Murcia, en sus clases de Fundamentos Físicos y Equipos, se documenta sobre las últimas técnicas de diagnóstico por imagen, Resonancia Magnética, en concreto.

Este es uno de los artículos que más le ha llamado la atención:

Así comienza nuestra  noticia “Detectan el autismo en niños de meses usando la técnica de resonancia magnética”, según la noticia , la utilización de la RMN alcanzaría una exactitud del 80%, facilitando la intervención temprana.

Detectan el autismo en niños de meses usando la técnica de resonancia magnética

Detectan el autismo en niños de meses usando la técnica de resonancia magnética

Antes de los dos años, apenas se podía diferenciar pautas de comportamiento y personalidad asociadas al autismo, pero en estudios realizados en USA se ha logrado detectarlo en pleno desarrollo neurológico en la infancia. El examen se realizó a bebes cuyos hermanos mayores presentaban el espectro autista, permitiendo obtener un diagnóstico a los 24 meses de edad.

El proceso se lleva a cabo interpretando los biomarcadores del desarrollo neurológico en la infancia , que de ahora en adelante podrían resultar muy útiles en la identificación de bebés con un riesgo de autismo más alto, incluso antes de que los síntomas conductuales vinculados a este trastorno aparezcan, explica el psiquiatra de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill Joseph Piven, autor principal de la investigación.

En la presente investigación han participado cientos de niños de todo EEUU. En ella, Piven, junto a investigadores de diversos centros e instituciones de investigación estadounidenses, realizaron exploraciones de resonancia magnética a bebés a los seis, 12 y 24 meses de edad.

Descubrieron así que los bebés que más tarde desarrollaron autismo habían experimentado una hiperexpansión de la superficie de sus cerebros entre los seis y los 12 meses de edad, en comparación con los bebés que tenían un hermano mayor con autismo, pero que no mostraron evidencias de padecer el trastorno a los 24 meses o dos años.

Los científicos han relacionado ese aumento de la tasa de crecimiento de la superficie cerebral durante el primer año de vida de los niños con una mayor tasa de crecimiento del volumen cerebral total en su segundo año de vida. Además, establecieron que ese crecimiento excesivo del cerebro estaba relacionado con el surgimiento de déficits sociales autistas en el segundo año de vida de los pequeños.

Por último, los científicos tomaron los datos recopilados (resonancias magnéticas del volumen cerebral, área superficial, grosor cortical a los 6 y 12 meses de edad y sexo de los niños) y utilizaron un programa informático para clasificar a los bebés con mayor probabilidad de cumplir con los criterios para el autismo a los 24 meses.

Resonancia Magnética en bebés

Resonancia Magnética en bebés

De este modo,  hallaron que las diferencias cerebrales a los 6 y 12 meses de edad en bebés con hermanos mayores con autismo predecían con bastante exactitud qué niños cumplirían con los criterios del autismo a los dos años. Previamente, se había detectado  el autismo en niños analizando patrones dinámicos de la actividad cerebral con magnetoencefalografía (MEG), pero no en una etapa tan temprana.

La utilización de las tecnologías para la detección precoz de diversas enfermedades, es el principal propósito de todas y cada una de ellas,  otros estudios hablan de la detección precoz también del espectro autista en niños de hasta 18 meses, pero por medio de la utilización de escáner, donde la desventaja sería la cantidad de radiación que recibirían niños tan pequeños, y con el riesgo de dejar de lado el diagnóstico psiquiátrico tradicional mediante patrones de comportamiento y lanzarnos directamente a la utilización de la radiación ionizante sin medir las consecuencias potenciales por la precocidad de su diagnóstico.

La ventaja de la Resonancia Magnética seria la no utilización de la radiación ionizante, la inocuidad de la técnica ( por el momento), y la mayor resolución de los tejidos blandos, en este caso el cerebro, y su funcionalidad aparte de la posibilidad de jugar también con contrastes para evaluar las zonas hiper e hipo activas.

Por lo que el avance en el estudio de diferentes patologías proporcionarían una mejora en la utilización de estos estudios , también de los conocimientos de  además de otros,  los técnicos, en cuanto al manejo del tipo de paciente también ( en este caso pediátrico) y como no,  la posibilidad de observar los cambios y comparaciones entre un cerebro funcional potencialmente normal, y,  uno con posibilidades de desarrollo del espectro autista, comparando los patrones de funcionalidad y biomarcadores neurológicos, y mejorando cómo no,  la técnica de RMN o TAC como diagnóstico precoz.

Bibliografía:

http://www.abc.es/salud/noticias/20110906/abci-resonancia-magnetica-identifica-rasgos-201312040933.html

http://www.tendencias21.net/Detectan-el-autismo-en-ninos-de-meses-usando-la-tecnica-de-resonancia-magnetica_a43714.html

http://www.nature.com/news/brain-scans-spot-early-signs-of-autism-in-high-risk-babies-1.21484

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *